Tema del mes: Febrero 2017

¿BUENO PARA LA SALUD? UN ANÁLISIS DE LOS REQUISITOS DE SUSTANCIACIÓN CIENTÍFICA EN LA REGULACIÓN EUROPEA DE LAS DECLARACIONES DE SALUD

Por: Oliver Todt, D en Fil de la C, José Luis Luján, D en Fil de la C

Los alimentos funcionales son alimentos que, más allá de su condición de alimento, aportan beneficios adicionales para la salud del ser humano. Algunos ejemplos de ingredientes alimentarios funcionales (tanto nutrientes como no nutrientes) son el potasio, cuya ingesta ayuda a mantener la tensión arterial en un rango normal; o bien los ácidos grasos poliinsaturados, que contribuyen a disminuir el nivel de colesterol en la sangre, lo que, dada la conocida relación entre niveles altos de colesterol y las enfermedades cardiovasculares, contribuye a minimizar el riesgo de padecer ese tipo de enfermedades.

La comercialización de estos alimentos está sujeta a regulación en la mayoría de los países. El ámbito más importante de esta regulación concierne a las afirmaciones sobre los posibles beneficios que pueden incorporarse en las etiquetas. Estas afirmaciones se conocen como declaraciones de salud (o declaraciones de propiedades saludables, health claims). Se trata de informaciones sobre los beneficios que el alimento aporta a sus consumidores. Según el tipo de regulación a la que estén sujetos, esas declaraciones incluyen, además, una justificación científica de los beneficios declarados, y en muchos casos, indicaciones sobre las limitaciones de su consumo.

En Europa los alimentos funcionales empezaron a tener importancia económica y reguladora más tarde que en Japón y que en Estados Unidos. La Comisión Europea (CE) promovió la adopción de una regulación4 que se aprobó en 2007, y que implanta un proceso de regulación liderado por la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (European Food Safety Authority, EFSA).

Resultado de imagen para European Food Safety Authority, EFSA

El desarrollo de los alimentos funcionales y el modo en el que se comercialicen pueden tener un impacto directo sobre los patrones alimentarios y las dietas de los consumidores. Se espera que tengan importantes consecuencias para la salud individual y la salud pública. El marco regulador que más influencia directa puede llegar a tener sobre el comportamiento de los consumidores es la regulación de las declaraciones de salud.

El objetivo del presente trabajo es identificar los diferentes tipos de evidencia y la importancia relativa que les otorga la regulación europea de las declaraciones de salud, con el fin de analizar las consecuencias de estos requisitos de sustanciación científica para la protección de los consumidores.

Para ver el contenido completó de artículo puede revisar el siguiente enlace:

Oliver Todt, D en Fil de la C, José Luis Luján, D en Fil de la C. (2016). ¿Bueno para la salud? Un análisis de los requisitos de sustanciación científica en la regulación europea de las declaraciones de salud Salud Publica Mex 2016;58:393-398.